América Latina

Wageningen University & Research está formado por dos entidades: la Universidad (Wageningen University) y el Centro de Investigación (Wageningen Research). La misión de Wageningen UR es la de “explorar el potencial de la naturaleza para mejorar la calidad de vida” centrándose en el estudio de áreas:

  • Producción de alimentos
  • Medio ambiente (suelo, agua y aire)
  • Salud, estilo y condiciones de vida

Wageningen UR está involucrada con otros socios locales en diversas iniciativas en América Latina, principalmente en países como Argentina, Brasil, Colombia y México, y en menor medida en países como Bolivia, Ecuador, Chile, Cuba y Perú. El potencial y al mismo tiempo el reto de estos países se encuentra en optimizar la producción agraria y forestal para asegurar el abastecimiento de sus propios mercados y crear excedentes para la exportación, además de dar un valor añadido a los productos generados. El desarrollo de los sistemas de producción debe ser compatible con la conservación de los recursos naturales y la biodiversidad a escala local, nacional y global, garantizando un desarrollo económico sustentable.

Wageningen Univeristy & Research contribuye al desarrollo sostenible e inclusivo de cada país en su propio contexto socioeconómico y político, ofreciendo investigación fundamental, investigación aplicada, capacitación y asesoría. Los investigadores de Wageningen Univeristy & Research colaboran de forma continua con otras universidades y centros de investigación, gobiernos a nivel nacional y regional, con (asociaciones de) empresas privadas, con productores y de con la sociedad civil. La colaboración entre científicos de diferentes disciplinas de ciencias ambientales, agricultura, tecnología y ciencias sociales ofrece un enfoque especializado y multidisciplinario. Además, la posición prominente de Wageningen Univeristy & Research en los rankings internacionales e índices de citación garantiza una investigación altamente cualificada.

Enfoque temático

El cambio climático, el aumento de la urbanización y el cambio de los usos del suelo están causando un incremento en la intensidad y agravando las consecuencias de sequías e inundaciones extremas en América Latina en los últimos años. La disponibilidad de agua dulce para abastecer a las grandes ciudades y a la agricultura se ve amenazada por un aumento de la demanda, eventos de sequía o procesos de contaminación. Los gobiernos, así como el sector privado deben prestar más atención al uso y al manejo sostenible de la naturaleza, el suelo y el agua.

En 2015, el 78% de la población de América Latina vivía en ciudades. La mayor parte de las economías de la región han crecido en los últimos 5 años y un mayor número de personas viven ahora en el nivel de clase media y un número menor en la pobreza. Este es un desarrollo positivo que genera a su vez un gran desafío, pues el aumento de la clase media supone un importante cambio en el patrón de productos consumidos, incrementándose la demanda de carne, productos lácteos y energía. Pese al desarrollo económico positivo, la brecha de ingresos de los ciudadanos más ricos y los más pobres sigue muy persistente en América Latina y mayor que en Asia y África subsahariana.

En este contexto y desde su propio ámbito de trabajo, Wageningen UR considera tres temas estratégicos para América Latina:

  • Eficiencia en el uso de los recursos: análisis socioeconómico de la transición hacia un uso más sostenible y eficiente de los recursos; aplicación efectiva de las normativas sobre el uso de la tierra; uso óptimo de la biomasa, energía, materiales de base orgánica y nutrientes en el sector primario; gestión integral de los recursos hídricos
  • Soluciones metropolitanas: alimentos, nutrición (desnutrición y obesidad), salud y bienestar, transporte y calidad de los alimentos, suministro de agua, reutilización del agua, tratamiento y reciclaje de residuos, etc.
  • Resiliencia: requiere una estudio detallado de los ecosistemas naturales (selva tropical, eco-ingeniería de ecosistemas dulceacuícolas y marinos, protección de costas), ecosistemas agrícolas (agricultura resistente al clima, agro silvicultura, tierras degradadas) y de las cadenas de suministro de alimentos/sistemas alimentarios para las zonas rurales y urbanas.