El ADN de un hongo de banano fue descifrado, lo que ayudará a tener cultivos de banano más sostenibles

Persbericht

El ADN de un hongo de banano fue descifrado, lo que ayudará a tener cultivos de banano más sostenibles

Gepubliceerd op
11 augustus 2016

Un consorcio internacional dirigido por científicos de la Universidad de Wageningen (el centro de Investigación de la Universidad) ha descifrado el ADN de Pseudocercospora fijiensis, el hongo que causa la Sigatoka negra, temida enfermedad del banano y plátano. Los resultados obtenidos proporcionan pistas para aumentar la sostenibilidad del cultivo de banano, por ejemplo, mediante el desarrollo de una planta de banano resistente. El estudio fue publicado hoy en la revista científica PLoS Genetics.

Sigatoka negra

Actualmente, la producción de banano se ve amenazada por diversos hongos. Uno de ellos, Pseudocercospora fijiensis (anteriormente conocido como Mycosphaerella fijiensis), causa la enfermedad denominada Sigatoka negra. El hongo es transmitido por el aire y se encuentra distribuido en  muchas partes del mundo  afectando a las hojas de banano en las plantaciones de pequeña y gran escala. Lo anterior da lugar a enormes disminuciones en la producción. La enfermedad también reduce la calidad de la fruta, ya que causa su maduración prematura, lo que  impide su exportación. El banano Cavendish, la variedad de banano más cultivada en todo el mundo, es especialmente susceptible a la Sigatoka negra.

Fumigación contra la Sigatoka negra

Vliegtuigspuiten_2.jpg

Los agricultores que tienen la capacidad económica, utilizan productos fungicidas para el manejo de la Sigatoka negra. Sin embargo, la eficacia de estos productos a menudo se reduce rápidamente lo que ocasiona que la mayoría de las plantaciones comerciales tengan que fumigar cada vez más a menudo lo que incrementa los costos.

La secuencia de ADN ofrece posibilidades para el control de la enfermedad

Gert Kema, Profesor de Fitopatología Tropical de la Universidad de Wageningen y experto en banano, dirigió la investigación: "La Sigatoka negra tiene un gran impacto ecológico, social, y económico en todo el mundo. Gracias a la secuenciación del ADN del hongo Pseudocercospora ahora estamos adquiriendo una mayor comprensión de la interacción entre el hongo y la planta de banano. Esto nos proporciona pistas para aumentar la sostenibilidad del cultivo de banano, por lo que es mejor para el medio ambiente, las poblaciones locales y la economía. Por ejemplo, los conocimientos adquiridos nos ofrecen la oportunidad de desarrollar una planta de banano adecuada para la producción y exportación, y que además sea resistente a la Sigatoka negra”.

Esta nueva comprensión del ADN del hongo de la Sigatoka negra, también está proporcionando novedosa información que es útil en el desarrollo de productos de protección de cultivos más eficaces y posiblemente con un menor impacto ambiental, lo que reduce los costos.

Bananos silvestres resistentes

La investigación ha ayudado a identificar el segmento de DNA del hongo que forma la base para producir un efector: una sustancia presente en el hongo que genera una reacción de resistencia en la variedad de plátano silvestre Calcutta 4. Este plátano silvestre tiene un receptor que reconoce dicha sustancia en el hongo. En otras palabras, gracias a este receptor la planta de banano silvestre "sabe" cuando está siendo atacada y encapsula el hongo, previniendo que las hojas sean colonizadas.

Puede ADN de tomate ayudar?

Previamente, los científicos descubrieron que las plantas de tomate reconocen la sustancia efectora del hongo de la Sigatoka negra por medio  de un receptor. El banano Calcutta 4 silvestre y el tomate aparentemente se parecen entre sí genéticamente en este sentido. Ya se tiene un amplio conocimiento sobre el receptor de tomate y el gen para dicho receptor está disponible. Sería relativamente fácil reconstruir estos genes de tomate en el ADN del banano, con la esperanza de desarrollar plantas de banano resistentes.

Financiación y socios

Científicos de Brasil, Canadá, Colombia, Costa Rica, Francia, Irán, los Países Bajos, Suiza, el Reino Unido y los EE.UU. trabajaron juntos en el artículo.

El ADN del hongo fue secuenciado por el Departamento de Energía de los Estados Unidos - Joint Genome Institute y por Syngenta Biotechnology, Inc. La investigación holandesa fue co - financiada por la Fundación Dioraphte , mientras que otros científicos fueron financiados por el Departamento Administrativo Colombiano de Ciencia , tecnología e Innovación – Colciencias, proyectos no. 2213-452-2153 y 2213-569-34854 y por la Universidad Nacional de Colombia en Medellín , así como por becas 187781 del Consejo Nacional de Ciencia y tecnología (CONACyT) de México.